7 de dic. de 2014

...NO es Cualquier Cosa para ver

Hace más de un año que no me sentaba a escribir, las razones no las sé, por lo que no voy a insistir en eso, simplemente no lo hacía. Es posible que el día de hoy sea un antes y un después en lo que ha sido la “esencia” de éste, mi espacio.

Vengo llegando del cine, hoy vi “Fuera del Aire”, la película de @LuisChataing y sus reporteros, y desde que salí de la sala no he hecho otra cosa que darle vueltas a mi cabeza. Es arrecho darse cuenta que lo que al principio era un simple programa de televisión que veía antes de dormir, con el fin de desconectar del día a día, se haya convertido en algo más. Hoy viendo la película finalmente caí en cuenta que coño, me quitaron algo que sentía que era mío, y que ya no está más, que me arrebataron un poco de libertad y no me había dado cuenta.  La película te hace pensar y te hace reflexionar, hace que se te forme ese nudo en la garganta, y en mi caso a causa de la impotencia y de la arrechera de ver lo que está pasando en el país y no poder hacer algo más al respecto. Como dijo @LedVarela en algún pasaje de la película, no es el sentimentalismo lo que te ataca, es una arrechera lo que se siente; él decía  que los venezolanos debemos ser críticos y más allá de cambiar como colectivo, debemos cambiar como individuos, cambiar desde la sala de nuestra casa y dejar de ser animales. El peo de todo esto, es que ¿cómo coño hacemos para que el animal de al lado deje de serlo? ¿Cómo hacemos para que se dé cuenta que, literalmente, estamos hundidos en la más grande mierda?

A veces quiero creer que la gente poco a poco, cada quien a su nivel, está abriendo los ojos,  y se están dando cuenta de la dura realidad que vivimos. Quisiera mantener esa esperanza, de que estamos despertando y creer ciegamente que esto va a cambiar para mejor, que en algún momento vamos a salir del atolladero donde estamos metidos y esto solo será un mal recuerdo. El haber visto la película me hizo pensar así, que sí puede haber una mejor Venezuela, que es válido soñar con eso, pero que eso solo será posible si nos convertimos en unos mejores venezolanos.

Hoy por hoy tengo junto a mi novia planes de irnos de Venezuela, de probar suerte en otro lado, de buscar eso que aquí se nos está haciendo tan difícil conseguir, de buscar hacer realidad los sueños que tu país no te permite materializar, pero hoy por primera vez desde que lo decidimos, me cuestiono, hoy por primera vez me pregunto si es la mejor opción que tenemos. Y es que más allá de la paja sentimental que siempre se expone, de que vas a extrañar a la arepa, que vas a extrañar la jodedera de un Caracas-Magallanes, que vas a extrañar a tu familia que se queda o a tus panas de toda la vida; molesta buscar esa salida de emergencia a todo este peo, da arrechera que el destino que escojas se convierta en el gentilicio de tus hijos, porque ellos no tendrán la bendición de nacer venezolano, no puede ser que irse sea la solución más sensata a todo esto. No es justo que cada venezolano, dependiendo de sus posibilidades, tenga que debatirse entre irse. buscando algo mejor o quedarse y luchar por salvar algo que muchas veces en lo personal me parece que no tiene caso.

Hace tres años, por estas fechas estaba recibiendo mi título de Ingeniero Mecánico; como todo recién graduado, consciente del momento que pasaba el país en ese entonces, salí de la universidad con la cabeza llena de sueños, de aspiraciones, de ganas de echarle bolas a la vida aquí en Venezuela; miles de  sueños y aspiraciones que todavía tengo, pero que poco a poco me doy cuenta que aquí no se pueden cumplir, por lo menos no con estas condiciones, por lo menos no en este momento.

En ese entonces pensaba que este país lo podíamos levantar solo nosotros, los venezolanos, pero todos los días te das cuenta que hay un grupo de nosotros mismos que están empeñados en remar en sentido contrario, y cuando digo grupo no me refiero únicamente a la gente que nos gobierna, sino a esos venezolanos que se han convertido en la peor versión que puede existir de un ser humano, ese que haciendo alarde de “viveza criolla”, solo está pendiente de una maraña, de una trampa, de buscar la forma de conseguir su propio beneficio sin importarle lo que se lleve por delante; me refiero a esos venezolanos conformistas que todos los días callan porque temen perder el acomodo que hoy tienen, esos venezolanos que voltean la mirada ante la injusticia y el atropello de las instituciones, esos venezolanos que saben que estamos jodidos y no hacen nada al respecto.

Volviendo al tema de la película, mi consejo para el que pueda estar leyendo estas líneas, es que si quieres a tu país vayas al cine y veas “Fuera del Aire”; te hace querer echarle bolas a esto, te refuerza la esperanza de que existe  un mañana mejor para los venezolanos y de que tenemos que luchar desde el puesto de cada quien para sacar el país adelante.

A ustedes Luis, Alex, Jean Mary, Led, Jose Rafael y Manuel, gracias totales.

La noticia de hoy fue: “Jonathan fue al cine y vio Fuera del Aire”, la noticia de mañana será: “Jonathan se pone de acuerdo con otro venezolano y juntos deciden HACER ALGO”



21 de jun. de 2013

No cualquiera es Jefe


Por: Jonathan Colmenares.-

Luego de leer una de las publicaciones en el recién nacido blog de Ikersan: “Conocimientoy Futuro”, me he animado a escribir de nuevo.

Mucho tiempo ha pasado desde mi último post, y la verdad me hacía falta esto de escribir estupideces. Muchas cosas también han pasado desde entonces -que seguro no les importan para nada a los cuatro gatos que me han leído alguna vez- pero que al final son las causales de mi larga ausencia de este espacio, siendo la principal y más importante, el haber encontrado cierta estabilidad personal que me ha permitido ver y hacer las cosas de otra forma. Unos lo llaman madurar, otros, aprendizaje, para mí todo se resume en crecimiento; lo cierto es que ahora valoro otro tipo de cosas y me importan muy poco otras tantas.

Comencé estas líneas citando un artículo sobre Liderazgo y lo que esto representa en la sociedad actual, y quiero dejarles ver, como esto se encuentra tan infravalorado en estos días, a tal punto que cualquier “güevon” se cree, o peor aún lo designan líder.
Actualmente me encuentro trabajando en refinería, esa que en algún tiempo daba orgullo y ahora, bueno… no tanto. La refinería es un mundo totalmente distinto al que está afuera, allí dentro es más lo que se ponen a prueba los valores y principios que forman tu personalidad, que los mismos conocimientos que se adquieren en una carrera universitaria. Es necesario poseer características más propias del típico “venezolano vivo”, que de una persona académica y preparada; de no contar con eso, se corre el riesgo de ser presa fácil del sistema y por ende terminar sucumbiendo ante éste.

En estos y en muchos otros tipos de trabajo, es normal que se asignen líderes o jefes, para guiar a un personal a realizar una determinada actividad, por ejemplo, lo normal es que una empresa posea distintos departamentos, que a su vez se encuentren liderizados por personas que en teoría, tienen la suficiente experiencia para ocupar dichos cargos, algo conocido como la meritocracia, que viene siendo el ganarse un puesto en base a los méritos obtenidos a lo largo de tu carrera. En el poco tiempo que tengo trabajando en este submundo, he sido testigo que esto no se cumple –según mi criterio- como debería. He aprendido que ser jefe de una cuadrilla de obreros o gerente de algún departamento, debe ser el resultado de no solo un cúmulo de experiencia sino, que debe ser una representación ejemplar de los valores más importantes que siempre debe tener presente el ser humano; lealtad, respeto, honestidad, entre otros.

Me he encontrado con personas con apenas un sexto grado aprobado, pero que en el saber tratar al personal que tienen a su cargo, me han sabido dar cátedra. Ahí he aprendido, que ser un buen jefe no es saber gritar más, que no se trata de solo ordenar, sino más bien enseñar a las personas por debajo de ti a hacer las cosas bien, con calidad y lo que es más importante, con ética profesional; porque al final del día, son esas personas a tu cargo, las que te darán las verdaderas credenciales de si eres o no un buen jefe o un buen líder.

Puede que mis ideas no tengan mucho orden, pero en resumen, lo que les quiero decir con esto, es que los liderazgos no pueden ser impuestos y mucho menos si no representan valores positivos con los cuales te puedas identificar, dicho liderazgo debe aportar y apostar por la mejora de un conjunto, en vez de sembrar antivalores, desunión y malas mañas, como se dice por aquí.

Los líderes que escojamos o en su defecto nos asignen, deben ser merecedores de nuestro respeto y no de nuestra risa… Los liderazgos se construyen.


Nota: En parte este post surge también por un comentario que me hizo un “jefe” ahí dentro de refinería; en pocas palabras me dijo que para qué estudié, que para qué me gradué, si está claro que en este país (petrolero principalmente), no hay campo para los ingenieros, que ahí no están los “reales”… Así de bien estamos en esta patria bonita.

25 de jul. de 2012

No es que esté mal, solo que no es necesario...


Por: Jonathan Colmenares.-

Pocas veces decido escribir sobre un tema político y la verdad no es que me dé mucho gusto hacerlo, pero el ocio de estos días y el reflexionar un poco sobre otras cosas  me ha llevado a esto. No quiero extenderme mucho, por lo que solo voy a exponer mi punto de una forma directa.

El día de ayer el presidente en uno de esos actos “divertidos” que le gusta hacer a él, nos mostró a los venezolanos y al mundo el que supuestamente sería el rostro de Simón Bolívar y las causas de su muerte por allá en el año 1830.

De una pienso, no es que todo esto no pueda resultar interesante, pero todo el día pensé (al igual que muchos, seguramente) si de verdad es necesario, tomando en cuenta la situación en la que estamos. Hacer todo este movimiento humano, tecnológico, científico, etc.; es realmente de admirar y se podría considerar aceptable si Venezuela pasara por un mejor momento.

No quiero caer en el repetido cuento de que todo lo “rojo” está mal, pero coño si hay tantos problemas con los servicios básicos (mucha gente que no recibe el agua en su casa con la comodidad que tenemos algunos y la energía eléctrica la cual se ha convertido en un extraño lujo para muchos, porque al parecer depende del estado de ánimo de iguanas y rabipelados), problemas con la “sensación” de inseguridad, que cada vez es más fuerte, hasta el punto de que vemos más muertos en los resúmenes noticiosos del día como si de cualquier zona de guerra se tratase; y algo que me ha tocado vivir, es el problema del desempleo y las pocas oportunidades de desarrollar tu carrera o simplemente lo que te guste hacer porque no se tiene un conocido o alguien que “la mueva” (cosa que posiblemente será tema para otro post), viendo todo este “lindo” panorama, insisto y soy necio en la pregunta…

¿De verdad era necesario hacer todo ese show con lo de Bolívar? Venezuela tiene sopotocientas prioridades antes que esto, de una u otra forma, si de verdad este que nos mostraron ayer era el rostro del Libertador, su expresión sería muy distinta al ver lo que pasa en el país por el que tanto tuvo que luchar para hacerlo libre.


Nota: también hay una muy buena caricatura que resume lo que pienso sobre esto, hecha por la gente de MeolloCriollo, invito a que visiten su página, excelente trabajo siempre.

23 de jul. de 2012

Una hablaita e' paja...

... cuando tengas chance.

Un pana tenía interés de publicar algo y sin explicar mucho aquí está:

¿Tendrá algo que ver la fecha de nacimiento con el éxito en los jugadores de fútbol profesional?


Por: Iker Larrañaga.-

Malcolm Gladwell en su libro Fueras de Serie hace mención a un concepto que me ha parecido muy interesante: el Efecto de la Edad Relativa. Es un concepto que ha sido introducido por un psicólogo canadiense llamado Roger Barnsley, y que palabras más, palabras menos, establece que el éxito en el mundo de los deportes, puede estar estrechamente ligado con la fecha de nacimiento del jugador.

Imaginemos que tenemos dos jugadores: el jugador A y el jugador B. Además, imaginemos que el jugador A nació en enero de 1988, mientras que el jugador B nació en diciembre del mismo año. Si esto fuera real, el jugador A tendría 24 años, mientras que el jugador B tendría 23 porque estamos en julio de 2012. Es decir, aunque hayan nacido el mismo año, tienen 11 meses de diferencia (que parecen ser cruciales y decisivos).

Para sustentar tal hipótesis, Roger hizo una investigación de los equipos profesionales del Hockey canadiense, y encontró que la mayoría de los equipos estaban conformados por jugadores que habían nacido en el primer semestre del año. Es decir, de enero a junio. El resto de los jugadores, representados por un porcentaje mucho más bajo, habría nacido de julio en adelante.

Ahora bien, ¿Por qué pasa esto? Según Roger Barnsley esto es así, porque la fecha de corte en el hockey canadiense es el 1 de enero.  Es decir, un muchacho que cumpla el 2 de enero puede estar jugando con uno que no cumpla sino hasta finales de año, y a esas edades de la preadolescencia (que es cuando los grandes clubes y selecciones reclutan a sus futuros talentos), 11 meses pueden significar una diferencia enorme en cuanto a madurez física. Los jugadores que nacieron en el primer semestre tienen oportunidad de recibir los mejores entrenamientos y con mejores recursos, sus compañeros de equipo son los mejores de su edad y, por último, tienen la oportunidad de jugar casi el triple de partidos que jugaría alguien que no ha sido seleccionado por el club o la selección de hockey.

En resumen: si un joven jugador de hockey aspira poder llegar a jugar en la liga profesional de Canadá, tendrá mucha más oportunidad de hacerlo si ha nacido en el primer semestre del año. Por el contrario, le será más difícil.

¿Quiere decir esto que niños y jóvenes que nacieron en el segundo semestre del año no podrían jugar hockey profesional? No necesariamente. Simplemente les cuesta más porque han llegado 6 meses tarde a la cita.

¿Verdaderamente estará relacionado el éxito con la fecha de nacimiento?
Pues bien, dejemos a un lado el hockey y dejemos a un lado Canadá. Vámonos al futbol, específicamente al español, a ver si esta regla del primer y segundo semestre del año tiene algún sentido.

Las preguntas fueron sencillas: ¿Cuáles son los mejores equipos de la liga? ¿Quiénes son los jugadores que conforman esos equipos? Y finalmente, ¿En qué mes del año nacieron esos jugadores?

A continuación pongo una tabla de las alineaciones titulares del Real Madrid CF y del FC Barcelona. Cada jugador con su respectiva fecha de nacimiento… veamos qué pasa:

Real Madrid CF:

JUGADOR
FECHA DE NACIMIENTO
Iker Casillas
20 de mayo
Sergio Ramos
30 de marzo
Marcelo
12 de mayo
Pepe
26 de febrero
Coentrao
11 de marzo
Alonso
25 de noviembre
Khedira
4 de abril
Kaká
22 de abril
Cristiano Ronaldo
5 de febrero
Di María
14 de febrero
Higuaín
10 de diciembre


F.C. Barcelona:

JUGADOR
FECHA DE NACIMIENTO
Valdés
1 de julio
Dani Alves
6 de mayo
Piqué
2 de febrero
Cesc Fábregas
4 de mayo
Puyol
13 de abril
Xavi
25 de enero
Iniesta
11 de mayo
Messi
24 de junio
Busquets
19 de julio
Pedro
28 de julio
Abidal
11 de noviembre


En el caso del Real Madrid, 9 de 11 jugadores de su alineación titular han nacido durante primer semestre del año. En el Barcelona 7 de 11 han nacido entre enero y junio. ¿Qué tal?
Ahora bien, parece una cuestión de pura casualidad, pero igual no deja de llamar la atención el alto porcentaje de jugadores titulares nacidos en el primer semestre del año: 82% RM y 64% FCB.

Entonces, ¿Qué pasaría si nos vamos a otra liga rápidamente? ¿Quiénes son los mejores jugadores de la liga inglesa? (ojo: esto de los "mejores" es según mi criterio)


JUGADOR
FECHA DE NACIMIENTO
Drogba
11 de marzo
Rooney
24 de Octubre
Chicharito
6 de junio
Van der Vaart
11 de febrero
Tevez
5 de febrero
Nasri
26 de junio
Bervatov
30 de enero


Según esta tabla, Rooney es el único que, de acuerdo a la teoría de la edad relativa, no debería estar en la lista (o que se esforzó más).

Las coincidencias que he encontrado entre la teoría de Roger Barnsley y la realidad de las plantillas de estos equipos han sido muy altas. Habría que seguir viendo las fechas de los jugadores de otros equipos profesionales a ver si la brecha empieza a abrirse. Sin embargo, no deja de hacer ruido que en los dos mejores equipos de la liga española, incluso del mundo, exista una altísima relación con la teoría de Roger Barnsley. Así como entre los “mejores” jugadores de la liga inglesa.

Ahora bien, si nos vamos únicamente a los números que sacamos de las tablas anteriores y hacemos un análisis netamente cuantitativo, podríamos decir que el Real Madrid tiene un 18% más de jugadores talentosos en su alineación titular, y en consecuencia debería ser 18% mejor equipo. ¿Quién ganó la Liga BBVA en el 2011-2012? ¿Por cuántos puntos? ¿Habrá tenido alguna influencia la fecha de nacimiento de los jugadores con el desempeño del equipo ganador?

Interesante.


Si quieren comentar sobre este post, aquí el twitter del autor @Ikersan